Conclusió

El estudio estadístico de una muestra de unos 3000 ejemplares de esta serie de los Divi, utilizando los métodos descritos, nos ha permitido estimar el número de cuños originales (600 por el anverso y algunos más para el reverso) y hacer una aproximación al volumen total de monedas emitidas (1).

Hemos evidenciando el diferente número de cuños dedicado originalmente a cada emperador restaurado, proporción que se refleja con precisión en el número de monedas conservadas actualmente. Por tanto, no ha habido ningún tipo de selección posterior por una supuesta damnatio memoriae u otras causas.

El estudio de los híbridos conocidos y su relación con series bien datadas permite establecer una datación más segura que la basada en argumentos estilísticos e históricos, que acertadamente la situaban durante el reinado de Trajano Decio y hasta el reinado de Treboniano Galo y Volusiano. Hay que hacer énfasis en que la relación que nos dan los híbridos no se basa en la tipología del reverso, sino en que hemos localizado el cuño concreto que fue utilizado tanto para acuñar monedas con anverso de la serie de los Divi como para los antoninianos a nombre de Volusiano.

El 95% de las monedas registradas están enlazadas por sus cuños, incluidos los híbridos. Esto demuestra una continuidad en la producción en la ceca, en una única oficina o taller donde se utilizaron todos los cuños empleados y donde también se trabajaba con otros cuños pertenecientes a las series oficiales de la ceca de Roma.

A través de los resultados de la estimación de cuños originales y la presencia en tesoros de estas monedas de los Divi, abrimos la posibilidad de realizar estimaciones sobre el volumen de otras emisiones, como los antoninianos de Decio, que por su abundancia no permiten de momento hacer una estimación de cuños originales por el mismo método que hemos empleado para los Divi.

En cuanto al contexto histórico, la producción inicial de monedas de la serie de los Divi corresponde entonces, al reinado de Trajano Decio, relacionándose conceptualmente con la continuidad de la celebración del milenario de Roma, celebrado dos años antes por Filipo, y la voluntad del imperio de recuperar un prestigio que garantizase una estabilidad política, social, económica y religiosa que parecía sino haberse perdido sí estar en riesgo. Pocas semanas después de iniciar su reinado Trajano Decio ordenó la conocida y extensa persecución de cristianos, marcando una línea que mostraba el propósito de rememorar tiempos pasados, recuperando el culto imperial, persiguiendo la religión cristiana y restaurando emperadores en quienes se quería reflejar, hasta el punto de añadir, de hacer suyo, el nombre de Trajano, emperador que había llevado al imperio a su máxima extensión. Pero el contexto histórico de la época fue un factor insuperable, que cortó en seco su reinado y paulatinamente otros intentos de establecer un paralelismo entre dos momentos de un imperio que había cambiado de forma irreversible.

(1) El número de monedas que puede llegar a producir un cuño puede ser muy variable. Recomiendo el artículo: De Callataÿ, F. Calculating Ancient Coin Production: Seeking a Balance. The Numismatic Chronicle Vol. 155 (1995), pp. 289-311.

Descripción: C:\AppServ\www\DiviSeries\Espanyol\back.JPG